En las primeras sesiones se recoge la información del paciente y se intenta definir de forma clara el Problema que está dificultando su vida. Desde el enfoque de la Terapia Breve, el terapeuta en vez de adoctrinar al paciente con su teoría y su lenguaje, trata de entrar en su lógica y usar el mismo lenguaje y sus mismos modelos de representación del mundo, con el fin de eludir las resistencias al CAMBIO.

 

"...si lo que haces no funciona no creas que eres incapaz, simplemente prueba a hacer algo diferente y observa lo que ocurre..."

Después de haber acordado los objetivos de la Terapia con el paciente, el terapeuta le prescribe "tareas" que éste debe realizar para las siguientes sesiones y que tienen como objeto la eliminación de los síntomas. Se enseñan diferentes estrategias o técnicas para superar las dificultades que el paciente presenta. El entrenamiento en dichas técnicas es muy importante ya que cuanto más se practique, mejores resultados se obtendrá. Una vez se generalicen las nuevas estrategias y comiencen a formar parte de la vida del paciente el problema comenzará a desaparecer.

La primera fase del tratamiento ocupa un papel importante, que consiste en abrir nuevas perspectivas al paciente para resolver el problema. Según el problema presentado y la exigencia del paciente las sesiones serán semanales o quincenales. Los primeros objetivos propuestos han de ser muy pequeños, pero lo suficientemente significativos como para que el nuevo estado de cosas empiece a hacerse evidente y libere mucha de la presión que estaba soportando. Cuando esto suceda las sesiones se irán espaciando en un horario flexible acordado entre paciente y terapeuta.

El terapeuta intentará diseñar nuevas formas de comportamiento en el presente, que permitan al paciente iniciar una vía de cambio efectivo, ayudándole a desarrollar cambios concretos en las situaciones indeseables específicas que está padeciendo. Muchas veces mediante un plan estratégico bien pensado y aplicado se pueden resolver, en tiempos cortos, problemas y trastornos que se venían arrastrando desde hace años.

Para conseguir un CAMBIO se tiene que recorrer un largo camino, pero hay que hacerlo paso a paso. Los objetivos terapéuticos acordados entre el paciente y el terapeuta han de ser pequeños para que puedan llegar a alcanzarse sin demasiado esfuerzo, pero lo suficientemente significativos como para que él los pueda apreciar y mantener. El desarrollo de nuevos hábitos (estrategias) requiere la práctica repetida de determinadas acciones. Todo cambio requiere un tiempo de adquisición y asentamiento.

Centro de Terapia Breve CTB
C/ Goya 57 (28001) Madrid
(+34) 669 39 69 76
Mª José Canales García Psicóloga clínica.
Nº de Colegiada M-04999