Términos y condiciones de uso

Trastornos afectivos

La ansiedad en la infancia y adolescencia se puede manifestar de formas muy diversas: miedo a ir al colegio, dificultades de concentración, conducta provocadora, dificultad a la hora de conciliar el sueño, somatizaciones, enuresis. El diagnóstico y el conocimiento de la causa que está originando el trastorno es primordial para conseguir hacer una buena intervención.

La ansiedad en la infancia y adolescencia se puede manifestar de formas muy diversas: miedo a ir al colegio, dificultades de concentración, conducta provocadora, dificultad a la hora de conciliar el sueño, somatizaciones, enuresis. El diagnóstico y el conocimiento de la causa que está originando el trastorno es primordial para conseguir hacer una buena intervención.

En el Trastorno Obsesivo Compulsivo la vida de una persona puede verse atrapada en un sinfín de conductas repetitivas y rituales. Para el que sufre esta patología insoportable, el trastorno auténtico se convierte en la incapacidad de interrumpir estos rituales que tienden, inicialmente, a palia el miedo, transformados, después, en acciones irrenunciables que se repiten para propiciar una realidad o para enfrentarse a peligros eventuales. Las personas declaran ser conscientes de lo absurdo de todo ello, por sus esfuerzos en limitar las compulsiones fracasan.

Este trastorno se produce después de haber sufrido un acontecimiento extremadamente traumático, como una gran catástrofe, una agresión o un atentado. Tras haber sufrido un estrés de gran intensidad presenta un periodo de tiempo adaptativo en el que pueden darse síntomas de ansiedad y depresión que desaparecen progresivamente y aunque no se olvide nunca lo ocurrido, se aprende a superarlo. No es fácil delimitar donde acaba la normalidad y comienza el trastorno de estrés postraumático. La sintomatología del TEP es principalmente de tipo ansioso, aunque también se producen síntomas depresivos como tristeza, sentimientos de culpa por haber sobrevivido, o por no haber podido evitar lo ocurrido. También se producen dificultades para concentrarse, tendencia a revivir el acontecimiento en forma de imágenes vivas y a rememorar el acontecimiento tras cualquier estimulo que se asocie.

Fobias: agorafobia, fobia social, fobia simple.

  • Agorafobia: Es un miedo irracional y extremo a los espacios abiertos y a lugares muy concurridos como grandes almacenes, al transporte público, en aglomeraciones, etc. El problema de la agorafobia, es que el sujeto evita progresivamente lugares en los que se siente mal y nota que le entra el pánico. Al final, el paciente agorafóbico grave puede quedarse recluido en casa, para salir de ella solo en compañía de alguna persona de confianza.
  • Fobias específicas: En las fobias específicas el estímulo fóbico es único, por ejemplo: una persona puede tener fobia a los perros, otros a los aviones, otro a las alturas, etc, y puede desenvolverse adecuadamente en la vida diaria siempre que no se vea expuesto a su estímulo fóbico específico. En muchas ocasiones estas personas nunca consultan por su trastorno ya que no supone para ellos una limitación importante, hasta que se produce un cambio en la vida (como , por ejemplo, un ascenso que le obliga a realizar múltiples viajes en avión a una persona con fobia a volar.
  • Fobia Social: Es un trastorno que se caracteriza fundamentalmente por el miedo persistente y acusado a situaciones sociales o actuaciones en público por temor a que resulten embarazosas . Hay un temor constante a la evaluación negativa de los demás hacia su conducta en público.

Centro de Terapia Breve CTB
C/ Goya 57 (28001) Madrid
(+34) 669 39 69 76
Mª José Canales García Psicóloga clínica.
Nº de Colegiada M-04999